medium_6238809829

Seguridad e Higiene Industrial – Protege tus instalaciones, tu patrimonio y a tu gente

Todas las organizaciones, no importando ni cuánto facturen, ni cuántos empleados tengan, deben reflexionar sobre las medidas de seguridad e higiene industrial que tienen establecidas para proteger tanto su patrimonio, su infraestructura, así como la vida de sus empleados y de ellos mismos durante la jornada laboral.

Desafortunadamente vivimos en un mundo en el que gracias a la comunicación global cada vez nos enteramos más fácilmente sobre asaltos, robos o sobre personas que simplemente entraron a una escuela y sacaron un arma para matar a niños indefensos.

Es una locura, pero sucede y no está limitado a la situación económica que viva un país determinado, aunque si las condiciones de pobreza y desempleo son mayores, las probabilidades de enfrentar sabotajes, vandalismo o violencia se incrementan.

Un recomendación importante es desarrollar un “Procedimiento de Seguridad” que incluya:

1. Identificar peligros: Evaluar las condiciones en las que se opera todos los días para detectar el peligro latente y ponderar los riesgos (severidad, probabilidad y frecuencia), para posteriormente generar un plan de acción preventivo.

2. Inspección de perímetros: Dependiendo de los peligros encontrados, al menos una vez al año o idealmente cada seis meses, se debe hacer una inspección de los perímetros de seguridad:

  • Perímetro exterior: Revisa si las rejas, bardas, alambrado, chapas, candados o lámparas de la calle se encuentran en buen estado y funcionando correctamente. Este perímetro debe ser robusto, ya que es el que te protege del medio ambiente en general. Considera contratar el servicio de guardias para vigilar las 24 horas del día o de circuitos cerrados de televisión (CCTV) que ahora puedes estar revisando en línea desde tu computadora, tu teléfono o tu tablet.
  • Perímetro intermedio: Instala una “Política de Acceso a las Instalaciones” que regule la entrada del personal interno y externo de la empresa, incluyendo vehículos, contratistas, servicios de mensajería, proveedores, etc. Es muy importante que las puertas se abran sí y sólo si la empresa lo requiere, por lo tanto es importante entrenar bien a los guardias y a todo el personal para evitar sorpresas. Esta política debe incluir el control de acceso de computadoras o dispositivos móviles con capacidad de tomar foto y video, todo esto con la intención de protegerte contra espionaje industrial o ataques en contra de tu propiedad intelectual.
  • Perímetro interior: Limita el tránsito de todas las personas. Sólo personal autorizado debe tener acceso a ciertas áreas de las oficinas, planta, patios o corredores. Designar áreas para recibir transportistas o contratistas, mantener salas de juntas únicamente para recibir proveedores, identificar baños exclusivos para visitantes, son sólo algunos ejemplos.

3. Protección y resguardo de datos: Desarrolla una política que sea conocida y aplicada por parte del personal. Cuida que no se queden a la mano cheques, facturas, cotizaciones, contratos o información que pueda ser robada y entregada a tu competencia. Revisa periódicamente las oficinas antes o después de la jornada laboral para ver si todo mundo dejó cerrados los cajones, los archiveros y las gavetas con información confidencial o si no hay contraseñas a la vista.

4. Reclutamiento y selección: Fíjate bien a quien contratas como empleado directo. El proceso debe considerar entrevistas e investigación sobre trabajos anteriores. Realiza pruebas psicométricas que te permitan indagar más sobre sus hábitos y comportamientos tanto naturales, como bajo presión. De ser posible investiga sobre sus antecedentes penales o de crédito, aunque este es un tema delicado y pudiera sonar ofensivo para los interesados.

5. Servicios externos: Contrata los servicios de empresas reconocidas con prestigio en el mercado. Pide referencias e incluso llama a las empresas que ya trabajan con ellos para obtener más información. Muy importante poner atención sobre estos servicios si el personal entra a tus instalaciones fuera de los horarios regulares de oficina, como podría ser el caso de servicios de limpieza o de mantenimiento.

6. Clima laboral: Un empleado enojado producto de vivir en tu empresa bajo presión excesiva, maltrato, abuso de autoridad o incluso acoso sexual, puede desencadenar sucesos de ataque contra los mismos empleados o contra toda la empresa. Entrena constantemente a tu equipo de liderazgo para desarrollar “Planes de Compromiso” que ayuden a tener empleados felices, productivos y enfocados en el negocio.

    Las medidas de seguridad e higiene industrial por lo general no son una prioridad para la gran mayoría de las personas. Sólo hasta que ocurre un incidente se les abren los ojos para darse cuenta que eso se pudo prevenir, pero quizás hoy ya es / era demasiado tarde…

 

photo credit: reiven via photopin cc




There is 1 comment

Add yours

Post a new comment